"Seamos libres, lo demás no importa nada" Libertador General San Martín

domingo

Aguas Turbias





por gustavo ramírez
prensa/S.U.P.A

La cuestión portuaria reviste características particulares impulsadas, desde los años '90, por políticas empresariales que ignoran sistemáticamente la situación “laboral” del trabajador estibador. Tal es así, que el gremio histórico en el ámbito portuario, el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (S.U.P.A), lleva más de 16 años sin convenio colectivo de trabajo.
Cuando se habla de la actividad portuaria se mencionan cuestiones del quehacer comercial u operativo, se establecen conceptos de mercado como gestión, administración y eficiencia, soslayando, unívocamente, la situación del obrero estibador.
Si nos detuviéramos a examinar exhaustivamente el estado actual de los puertos del interior bien podríamos pensar que nos encontramos frente a épocas que creíamos excluidas de la condición laboral. A la pauperización salarial se le suma la precarización laboral.
Una de las preguntas que surgen de éste contexto hace referencia a rol del Estado frente al panorama que presenta la situación laboral de los obreros estibadores. Las multinacionales que regentean las terminales portuarias siguen desarrollando políticas que atentan contra los derechos inalienables de los trabajadores, políticas que buscan la optimización de los costos.
En la representación económica de estas estructuras empresariales la mano de obra insume la mayoría de los costos laborales, una falacia que puede ser refutada si algún organismo oficial se encarga de revisar los balances de la empresas.
Una de las mayores complicaciones que surgen para los trabajadores es la inestabilidad laboral; la planta tercerizada es la más damnificada con la eventualidad del trabajo. El salario de los trabajadores tercerizados dependerá exclusivamente de los días trabajados.
Ante tal estado de cosas el S.U.P.A, conducido por Juan Pedro Corvalán ha logrado algunos avances importantes para los trabajadores, tal como garantización de jornales para los compañeros eventuales, incorporaciones de éstos a las plantas efectivas, categorías para los estibadores efectivos, entre otros logros, sin embargo y a criterio del dirigente, lo que hoy es necesario es un “convenio colectivo a nivel nacional, que regularice la situación de miles de compañeros en todo el país”.
La historia del S.U.P.A se inscribe en la resistencia histórica y en la lucha sin retroceso por los derechos inalienables del trabajador estibador. Tal es así que el sindicato se encuentra movilizado, en asamblea permanente sin descartar ninguna medida de acción directa.
Pero la problemática del estibador no se resume a lo expuesto. Los años '90 no sólo permitieron flexibilizaciones laborales sino también la fragmentación de los movimientos de base, esto se produjo en el puerto cuando las privatizaciones permitieron la entrada al ámbito de gremios ajenos al mismo, que hoy, gracias a las prebendas empresariales, le disputan al S.U.P.A el ámbito de aplicación de su personería jurídica, vulnerando así el derecho del estibador de, por ejemplo, capacitarse para manejar máquinas que años atrás el mismo estibador solía manejar.
La situación es compleja y desconocida por muchos. Es imprescindible que las políticas portuarias estén dirigidas a mejorar la situación de los estibadores que durante años vienen siendo agredidos por políticas de flexibilización y pauperización de su condición de trabajador.
Frente a esto el S.U.P.A recoge sus históricas banderas y hoy, junto al Movimiento Estibadores Portuarios de Pie, que nuclea a los estibadores jubilados, a los cuales tampoco se les reconoce su derecho histórico, se moviliza y promete dar pelea, pues como reza un canto popular entre los trabajadores estibadores, EL PUERTO ES DE LOS TRABAJADORES Y AL QUE NO LE GUSTA SE JODE.

1 comentario:

DARIO QUIROGA II dijo...

AGRESION ES LA QUE UD. LE PROPORCIONO A LOS COMPAÑEROS ORGANIZADOS EN PLAZA ROMA, UD. CON SU LIDER JUAN PEDRO CORVALAN, Y UN CENTENAR DE ENCAPUCHADOS Y MATONES CON PALOS GOLPEARON A COMPAÑEROS PORTUARIOS, VIEJOS QUE PUGNAN POR SU JUBILACION, ESTO LA COMUNIDAD PORTUARIA NUNCA SE LOS VA A PERDONAR.