"Seamos libres, lo demás no importa nada" Libertador General San Martín

viernes

La oligarquía y la pelea por la riqueza

por laura alcoba y marcelo yaquet

Reivindicar a Martinez de Hoz, es reivindicar la desindustrialización, la pobreza, la desocupación, la miseria y la exclusión. Es querer volver a la 'plata dulce', a la ley de reforma financiera tal cual estaba y reafirmar la ley de radiodifusión. Es reivindicar a las fuerzas armadas como aparato represivo y siniestro con sus grupos de tareas secuestrando, torturando y asesinando a los mejores hijos de nuestro pueblo. Es definir un país al servicio del imperio a partir de un modelo exportador de materia prima para usufructo de una sola clase social: la oligárquica terrateniente pampeana.


La reivindicación de José Alfredo Martinez de Hoz dibuja en trazo fino la intencionalidad política de la Mesa Campestre. El ministro de economía de la dictadura militar (29 de marzo de de 1976 al 31 de marzo de 1981) es descendiente de estancieros, que se remonta a la época del virreinato; sus antecesores fueron fundadores de la entidad patronal de los grandes dueños de tierras, la Sociedad Rural Argentina (SRA fundada el 10 de julio de 1866). Su familia llegó a poseer 2.500 mil hectáreas en la Patagonia cedidas por el asesino Julio Argentino Roca tras la sangrienta conquista del desierto. Dirigió la estancia 'Malal Hué', la aseguradora 'Buenos Aires Compañía de Seguros', la Compañía Ítalo Argentina de Electricidad, Petrosur, la financiera 'Rosafin' y la acería 'Acindar'. Para completar su gran trayectoria presidió el Consejo Económico Argentino (CEA - creado en 1967 y autodisuelto en el 2002 para reconvertirse en la Asociación Empresaria Argentina AEA); el cual tuvo un rol fundamental en la preparación del golpe militar y luego en el desarrollo económico del gobierno de facto. La mayoría de los miembros del CEA, con su jefe a la cabeza, estuvieron involucrados en delitos de lesa humanidad contra delegados de base, sindicalistas y empresarios competidores.

Esta misma clase social - que impuso su brutalidad mediante las fuerzas armadas, que en la actualidad se esconde en forma de grupos o sociedades anónimas, para seguir concentrando el poder económico diversificado entre la actividad agropecuaria, financiera e industrial es la que aparece ante la sociedad como víctima de un 'gobierno corrupto, soberbio y loco'.

La tierra en manos de quien

La continuidad de estos mismos sectores, queda expuesta en el análisis que realizan E. Basualdo y N. Arceo, donde los que tienen más de veinte mil hectáreas en la provincia de Bs. As. son alrededor de 53 propietarios que controlan aproximadamente el 9% de la superficie agropecuaria provincial, en su mayoría pertenecientes a las familias tradicionales beneficiadas por la distribución conservadora de las tierras argentinas. Firmas como Bunge y Born, Loma Negra, Flia. Bemberg, Flia. Werthein, el Ingenio Ledesma, en la provincia de Bs. As., controlan cada uno alrededor de 80 mil hectáreas promedio. Estas mismas familias que operan hoy bajo la forma de sociedades anónimas, avanzaron apoderándose indiscriminadamente de tierras en otras provincias, inclusive con pueblos o comunidades en su interior. Bunge y Born, por ejemplo, tiene la misma cantidad en Salta como en Buenos Aires, más 10 mil en Chaco y unas 35 mil en Corrientes, 20 mil en San Luis y otras tantas en Santa Fe y Córdoba.

Otros apellidos famosos, destacados por su historia de concentración y despojo, con un promedio de 45 mil hectáreas en la zona pampeana, son: Gomes Alzaga, Pereyra Iraola, Anchorena, Blaquier, Pueyrredón, Harriet. Este último posee a su vez 35 mil hectáreas en La Pampa y 61 mil en la provincia de Misiones.

Esta misma oligarquía de la que hablamos, los otros días en la inauguración de la exposición de la Sociedad Rural, no se sonrojó al hablar de la Patria, de los pobres, de San Martin y Belgrano; y tuvo la osadía y caradurez de hablar de los pueblos del interior que hoy explotan, afirmando cínicamente que ellos defienden a las provincias que deben “humillarse y mendigar para recibir una fracción de la riqueza que el campo le entrega a la Nación”. Desentendiendose de los procesos de agriculturización que tanto en Salta y Misiones, como en muchas otras provincias, se presenta con la característica siniestra de expulsar otras actividades agropecuarias que generan empleo, que les disputan la tierra a las comunidades originarias y campesinas, que devastan los bosques y los montes, que contaminan las napas y el ambiente, que convierten al interior en escenario de pobreza, enfermedad y desastres naturales. Es esa oligarquía pampeana, la que con su conducta “federal” empobrece los pueblos del interior y traslada sus capitales al exterior mediante la fuga sin invertir en nada productivo. Este es el nuevo campo del que habló Buzzi, presidente de la F.A.A. (Federación Agraria Antipatriótica)

La pelea por la 125 - lucha de clases

Desde el conflicto de la resolución 125, esta oligarquía -la misma de siempre- es la que está detrás agazapada de una estrategia que se sustenta acudiendo a la idea de un campo que se dice en crisis, que denuncia la existencia de un interior sufrido, que son acosados por la pérdida constante y que no pueden más que verse amenazados a suspender la actividad productiva. Sin embargo, no sólo la cotización de la soja acumula una variación positiva del 39 por ciento en el período diciembre-julio, sino que además los principales insumos que consume el sector registraron una fuerte caída que superó el 50 por ciento. Con lo cual, se devela que la crisis no solo no existe, sino que no puede existir cuando se preveé que la próxima cosecha batirá el record histórico para los cereales y oleaginosas ascendiendo a los 96 millones de toneladas. Esto seguramente solo tiene explicación en la confianza que tienen en reproducir sus ganancias, superando las rentabilidades logradas en los últimos cinco años de bonanza.

Con este conflicto, lo que resulta es una re-constitución de un bloque dominante conducido por la oligarquía terrateniente pampeana, arrastrando Tras de sí a las fracciones de su misma clase y a otros sectores sociales con el auspicio de los medios de comunicación concentrados, acompañada de todo un andamiaje político y cultural que lo respalda. El objetivo no sólo reposa en establecer un límite a la intervención del Estado, o al avance de los trabajadores en recomponer su poder adquisitivo que surge tras la reactivación económica, sino que avanzan sobre la renta social que produjo el conjunto de los sectores productivos.

Es así que tras esta obstinación que vienen presentando las cuatro entidades, se levanta una ingeniería política que avanza obteniendo una batería sustancial de medidas económicas, que no es más que trasladar recursos del Estado Nacional al mismo sector, recibiendo incluso beneficios mayores que otras actividades que en la actualidad, no sólo se encuentran en una situación de menores réditos económicos, sino que implican mayores beneficios para el conjunto de la sociedad. Entre algunos de los réditos que recibió el sector, se destacan una serie de bajas en las retenciones, subsidios por la sequía, fondos para las economías regionales, compensaciones al sector lácteo, la creación de un Plan Ganadero Nacional, una serie de créditos internacionales y nacionales subsidiados, la generación de una Subsecretaría que atienda al Desarrollo Rural y la Agricultura Familiar, subsidios al gasoil, partidas presupuestarias para el INTA y SENASA, como para la fabricación de maquinaria agrícola. Según se estima en el conjunto de las medidas mencionadas, las asignaciones que se retribuyen al sector ascienden a una cifra cercana a los 21.700 millones de pesos entre lo que va de abril de 2008 a junio del corriente año, suma que equivaldría a un 62%, aproximadamente, de las retenciones obtenidas del agro.

Por todo esto, queda claro que el “campo” que se presenta desde la mesa de enlace no está en crisis ni pierde, sino que ha sabido diagramar mejor que nadie las acciones tendientes a acaparar la riqueza, maximizar sus inversiones y debilitar al Estado Nacional. Creemos, en este sentido, que la necesidad imperiosa de nuestro pueblo, de los trabajadores, es saber imitar -a favor de las mayorías- la lógica utilizada por ellos para ganar. Mientras nosotros nos debatimos, inmersos en la fragmentación, en cuestiones electoraleras o protagonismos de referencia, ellos fueron realizando hechos de masas, piquetes, cacerolazos, alianza de clases, cortes de ruta, desabastecimiento, lo cual permitió edificar y acumular toda esa serie de avances que ya hemos mencionado


Nuestros desafios

La estrategia K, que vino apostando al desarrollo nacional con inclusión social, es amenazada por el avance del bloque dominante en lo económico. Es necesario recuperar terreno desplegando políticas de mayor agresividad, con la fuerte intervención del Estado, para acaparar la mayor riqueza posible a favor de las mayorías.

Resolver la vida material de los sectores populares es la tarea principal del Gobierno Nacional de cara al 2011. Para esto son necesarias las siguientes políticas: desarrollo productivo nacional con un incremento sustancial de puestos de trabajo, con fuerte énfasis en el fortalecimiento del mercado interno; presencia activa de la inversión pública; apoyo y financiamiento para la reconversión tecnológica y de capital de trabajo para las PYMES, como así también para las unidades productivas recuperadas (UPR) por sus trabajadores; avanzar sobre la renta extraordinaria de todos los recursos naturales, etc.

Todos estos grandes desafíos hacen imperiosa, hoy más que nunca, la promulgación de la nueva ley de medios audiovisuales, que confronten los discursos que una minoría construye para su propio beneficio. Así mismo, creemos indispensable en la necesidad de ejecutar de una buena vez las medidas de integración para el desarrollo y la defensa de la estrategia regional: el banco del sur; las fuerzas armadas conjuntas; las obras de integración económica, social y cultural; todo lo cual nos aleje cada vez más de los centros imperialistas que condenan a la sumisión de la región y nos coloque en el despertar de la Patria Grande, justa, libre y soberana.

La falta de construcción política, entendida esta como fuerza popular organizada, capaz de sostener y profundizar los planteos políticos realizados por los Kirchner, sigue siendo nuestra principal debilidad como pueblo, es lo que posterga el poder avanzar hacia una justa distribución de la riqueza. Con lo cual, la tarea central de esta etapa, a nuestro entender, no puede ser otra que desandar este camino: reconstrucción del bloque de Liberación Nacional y Social. Es discutir cuál es la clase social que debe conducir dicho bloque, con qué sectores es necesario aliarse, cuáles son las estrategias que debe darse el conjunto para avanzar hacia la segunda y definitiva independencia.


2 comentarios:

Leftraru dijo...

Muy buen Blog gente, un saludo grande y un abrazo para el gaucho, que el otro día lo conocí en un taller de formación y discución politica que compartimos.

Saludos desde berazategui.

Lautaro de la Juventud DE FRENTE

M.G dijo...

hola cumpas, lei todo lo referente el hijo de putas me martiez de hoz, y los felicito por las pelotas que tienen y por difundir cosas de kienes nos torturaron fisica y sicologicamente durante muchos años, MIGUEL GUDIÑO